Si eres vendedor, camarero, mecánico o director financiero. Si diriges equipos o perteneces a uno, la comunicación es clave en nuestras vidas y el origen de la mayoría de problemas que tenemos con clientes, amigos y familiares. Si a esto le añades el mito que dice que solo el 7% de la comunicación son las palabras que decimos, un 38% el tono, la entonación y el 55% restante es comunicación no verbal (Albert Mehrabian) comprobamos la importancia que puede llega a tener el dominio de nuestra comunicación.
¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra comunicación no verbal?
Nuestros gestos y posturas corporales son grandes portadores de mensajes subliminales, así que es muy importante:
– Sonríe! Sonríe siempre que puedas. Para iniciar una comunicación efectiva es absolutamente clave una sonrisa verdadera, de la que se hace con los ojos.
– Contacto Visual. Establece contacto visual para conectar con tu interlocutor. Mírale a los ojos sin abusar porque un exceso de contacto visual puede ser molesto e inquietante. Pero tu interlocutor debe saber que estás con él.
– Muestra tus manos. Mostrar las palmas de las manos al hablar es señal de que no escondemos nada, siendo uno de los gestos más primitivos que tenemos.
– Tu cuerpo. No te cierres, no te cruces. Deja que la comunicación fluya con una postura vertical, firme, abierta, estable, dirigido hacia tu interlocutor, lo que te hará ganar puntos de confianza y transparencia. Invita a la proximidad y aumenta tu conexión.
– La voz. Tu tono y tu volumen serán tu seña de identidad, no puede ser demasiado fuerte ni flojo, demasiado agudo ni grave. El tono y volumen de voz pueden restar credibilidad a tu mensaje.

¿Y tú? ¿Controlas tu comunicación no verbal?

love-856184_1920